jueves, 26 de julio de 2018

¿Por qué nos cuesta tanto dejar de aferrarnos a lo externo y mirar en nuestro interior?

Una respuesta biológica:

Por Joe dispenza
¿Por qué nos cuesta tanto dejar de aferrarnos a lo externo y mirar en nuestro interior? 
El cerebro, al funcionar en beta alta, no puede cambiar fácilmente de marcha para pasar al reino imaginario de alfa. 

Los patrones de nuestras ondas cerebrales hacen que sigamos atrapados en esos elementos del mundo exterior como si fueran reales.

Cuando estamos atrapados en las ondas beta altas, nos cuesta aprender, porque la mayor parte de la información que entra en nuestro sistema nervioso tiene que ver con la emoción que estamos sintiendo. 

Lo cierto es que los problemas que tanto intentamos analizar no pueden resolverse desde la emoción con la que los analizamos. 

¿Por qué no? 
Porque nuestro análisis crea unas ondas beta de una frecuencia cada vez más alta. 
Cuando pensamos en este estado, el cerebro reacciona de forma exagerada, razonamos mal y reflexionamos con poca claridad.
Al ser presa de estas emociones, estamos pensando en el pasado —e intentamos predecir el siguiente instante basándonos en él— y el cerebro no puede procesar el momento presente. 

No hay espacio para que lo desconocido surja en nuestro mundo. nos sentimos separados del campo cuántico y ni siquiera podemos considerar nuevas posibilidades para nuestras circunstancias. 

El cerebro, en lugar de estar en un estado creativo, está obsesionado con la supervivencia, preocupado con los peores escenarios posibles. 
Y además la mayoría de la información que el sistema registra es afín a este estado de emergencia, porque cuando todo nos parece una crisis, el cerebro antepone la supervivencia al aprendizaje.

La solución se encuentra fuera de las emociones con las que forcejeamos y de los pensamientos que analizamos con exceso porque nos mantienen atados al pasado: a lo familiar y lo conocido. 

Para resolver nuestros problemas tenemos que ir más allá de estos sentimientos conocidos y reemplazar nuestra dispersa fijación en lo exterior con un estado mental más ordenado.


Reflexionemos 
Claro que la biología tiene su parte importante en nuestra mente, hay que saberlo y respetarlo... pero la conSciencia que ve sin juzgar, va mutando el diseño agotado (viejas creencias del pasado, inconscientes y desde donde venimos creando)... confiamos en nuestra alma, esa parte nuestra que sabe....a la vez, somos cocreadores de un nuevo diseño más funcional al aquí y ahora..... evolucionamos... 

Trabajo Personal 
Respiramos tres veces profunda y conscientemente...nos relajamos... relajamos nuestro cuerpo.... cada parte de nuestro cuerpo.... vamos recorriendo y tomamos consciencia de los procesos naturales que nos sostienen en vida... de cómo nuestros órganos interactúan entre si...unos con otros... al servicio de Algo Más Grande... así nos sostenemos en vida...
Agradecemos...
Gracias Gracias Gracias.
Amor y paciencia con nosotros mismos. Todo es proceso y lleva su tiempo. 
https://despertarycrecer.com/

No hay comentarios: