martes, 22 de agosto de 2017

El imán del dinero

“SÓLO CON LA GRATITUD LA VIDA SE ENRIQUECE". 
Dietrich Bonhoeffer 
"LA GRATITUD ES RIQUEZA Y QUEJARSE ES POBREZA"; es la regla de oro de tu vida, tanto si se trata de nuestra salud, como de nuestro trabajo, relaciones o dinero. Cuanto más agradecimiento sintamos por el dinero que tenemos, aunque no sea mucho, más riqueza recibiremos. Y cuanto más nos quejemos por el dinero, más pobre seremos.

Para cambiar las circunstancias de nuestro dinero sustituiremos una queja, que nos empobrece, por gratitud, que nos aportará riquezas mágicamente.
La mayoría de las personas no son conscientes de que se quejan del dinero, pero si les falta dinero en su vida, se están quejando sin darse cuenta. Las quejas tienen lugar tanto a través de los pensamientos como de las palabras, y la mayoría de las personas no son conscientes de la cantidad de pensamientos que hay en su cabeza. Cualquier pensamiento o palabra negativos, de queja, celos o preocupación acerca del dinero, está literalmente creando POBREZA. Y por supuesto, las mayores quejas vienen cuando hemos de pagar dinero.
Si no tenemos suficiente dinero, pagar nuestras facturas puede ser una de las cosas más difíciles. Puede parecer que hay más facturas que dinero para pagarlas. Pero si nos quejamos de nuestras facturas, lo que en realidad estamos haciendo es quejarnos acerca del dinero, y quejarnos nos mantiene en la pobreza.
Si no tenemos suficiente dinero, lo último que haríamos normalmente es DAR LAS GRACIAS por nuestras facturas, pero de hecho, eso es justamente lo que hemos de hacer PARA RECIBIR MÁS DINERO en nuestra vida. Para que haya riqueza en nuestra vida, hemos de dar las gracias por todo lo que tenga que ver con el dinero, y si nos duele pagar nuestra facturas no somos agradecidos.
Hemos de hacer justo lo contrario, que es estar agradecidos por los bienes y servicios que hemos recibido de esas personas que nos han enviado la factura. Es algo muy sencillo, pero que tendrá una gran repercusión sobre nuestro dinero en nuestra vida. ¡Literalmente, NOS CONVERTIREMOS EN UN IMÁN PARA EL DINERO!
Para dar gracias por una factura, pensemos en cuánto nos hemos beneficiado del servicio o bienes que la justifican. Si es el pago de un alquiler o de una hipoteca, demos gracias por tener un hogar, y por estar viviendo en él. ¿Y si la única forma de vivir en una casa fuera ahorrar dinero y pagarla en efectivo? ¿Y si no hubiera empresas de crédito o casas de alquiler? La mayoría viviríamos en la calle, así que demos gracias por las empresas de crédito o a nuestro arrendador, porque han facilitado que vivamos en una casa o en un piso.
Si pagamos la factura del gas o de la luz, pensemos en la calefacción o refrigeración que recibimos, en las duchas de agua caliente y en todos los electrodomésticos que hemos podido utilizar gracias a ese servicio. Si estamos pagando la factura del teléfono o de Internet, imaginemos lo difícil que sería la vida si tuviéramos que realizar grandes desplazamientos para poder hablar individualmente con cada una de las personas con las que nos comunicamos. Pensemos en cuántas veces hemos podido llamar a nuestros familiares y amigos, enviar y recibir correos electrónicos, o acceder a información al instante a través de Internet gracias a nuestro servidor. Todos estos grandes servicios están al alcance de nuestra mano, demos gracias por ellos, y demos gracias de que las compañías confíen en nosotros proporcionándonos el servicio antes de que les hayamos pagado.
Desde que descubrí el magnífico poder de la GRATITUD, escribo las palabras mágicas, «Gracias – Pagado», en cada factura que pago, y nunca dejo ninguna pendiente. Al principio, cuando no tenía dinero para pagar una factura, también usaba el poder mágico de la gratitud, pero entonces escribía en la factura, «Gracias por el dinero». Entonces, cuando tenía el dinero para pagarla, añadía, «Gracias – Pagado».
Hoy vas a hacer lo mismo. Toma cualquier factura que todavía no hayas pagado, y utiliza el poder mágico de la gratitud escribiendo encima de la misma, «Gracias por el dinero», y siente la gratitud por tener el dinero para pagar la factura, tanto si lo tienes como si no. Si recibes y pagas la mayoría de tus facturas por Internet, cuando recibas una factura electrónica reenvíatela y en «asunto» escribe en mayúscula y negrita, GRACIAS POR EL DINERO.
Luego, busca diez facturas que ya hayas pagado y escribe delante de cada una de ellas las palabras mágicas, “Gracias – Pagado”. Cuando escribas en cada factura pagada, siente gratitud con la máxima intensidad posible por haber tenido el dinero para pagar la factura. Cuanta más gratitud sientas por las facturas que has pagado, ¡más dinero atraerás mágicamente hacia ti!
A partir de HOY , podemos practicar esto regularmente cada vez que paguemos algo, pensemos un momento en el servicio que hemos recibido que se indica en la factura, y escribamos encima las palabras mágicas, “GRACIAS – PAGADO”. Y si no tenemos el dinero para pagar una factura, utilicemos el poder mágico de la gratitud y escribamos, «GRACIAS POR EL DINERO», ¡y sintámonos como si estuviéramos dando las gracias porque tenemos el dinero para pagar la factura!
Sentir GRATITUD por el dinero que hemos pagado nos garantiza que recibiremos más. La gratitud es como un hilo de oro magnético imantado a nuestro dinero, así que cuando paguemos algo, ese dinero siempre regresa a nosotros, a veces en igual medida, a veces multiplicado por diez, a veces multiplicado por cien. La abundancia que recibimos no depende tanto de cuánto dinero demos, sino de cuánta GRATITUD demos. Podríamos sentir tanta gratitud cuando pagamos una factura de cincuenta euros (o la moneda que sea) que podríamos recibir cientos de euros.
Rondha Byrne
Trabajo Personal
1-Repite a diario la afirmación siguiente:
"Mi capacidad para ganar, mantener y multiplicar mi dinero aumenta día a día"
2-A modo de mantra, expresa varias veces al día: "Gracias"
¿Quieres escuchar audios que ayudan a Despertar y Crecer? en el sig. link:

Ejercicios Liberadores:

Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:

No hay comentarios: