jueves, 13 de julio de 2017

Madre con hijo fallecido: Un pacto de amor que sirve a la VIDA

La muerte de un hijo provoca un terremoto emocional y tu vida ya no puede ser la misma.
Rompe tu identidad, y comienzas a plantearte cuestiones trascendentes y gracias a ello, una lluvia de nuevas comprensiones de la Vida comienzas a recibir. 
En un proceso, va emergiendo un discernimiento que permite distinguir entre la verdad y la fantasía.
Cuando te das cuenta de todo ello, percibes el milagro: darte cuenta que ha sido un pacto de amor,  ese hijo ha sido un alma que te ha dicho Voy a encarnar como tu hijo y voy a desencarnar pronto para que tu puedas vivir una experiencia que te ayude a DESPERTAR y CRECER; y servir a la Vida con Amor”. 
La muerte es solo física, pues el alma sigue viviendo en otra dimensión. 
Quien pueda entender, ¡que entienda! 

Ejercicio para una madre con hijo fallecido:
Visualizas a tu hijo desde esta comprensión que el hijo se ha encarnado y desencarnado por un pacto de amor contigo, de alma a alma, para que tu puedas evolucionar. Le dices:

"Querido hijo:
Tienes un lugar en mi corazón.
Participarás en lo bueno que realizaré en tu memoria. 
Yo me quedo un tiempo más.
Cumplo con lo que se me brinda, el tiempo que dure. 
Y en tu honra haré algo bueno al servicio de la Vida"

Luego miras hacia adelante, a lo lejos, a la Luz de la Vida, siéntete guiada por esa Luz infinita, inhalas esa luz, exhalas y se expande a tu alrededor... y dices desde tu corazón:

"Elijo la Vida...
Elijo servir a la Vida con Amor..
Gracias...
Por Favor...
Si..."

1 comentario:

Cristine Yudith Arevalo dijo...

Maria, agradables palabras las suyas. personalmente me ha encantado el blog, con vigencia y con un amor propio digno de compartir, tanto yo como mis compas de la gran hermandad blanca te seguimos vale? prosperidad para ti ♥