miércoles, 28 de diciembre de 2016

Te encuentras en lo real con lo que generas en lo sutil

Lo que hay en nuestro mundo interior, se expresa en el mundo exterior. 
Es decir, te encuentras en lo externo con lo que generas en el mundo interno, en lo sutil. 
Por ej.: si lo que recibes es desamor, es que tu no te amas a ti mismo/a.
Si recibes rechazo, es que tu rechazas algo de ti. El otro, en la relación, te muestra como un espejo, qué es lo que hay en tu interior. 

Desde esta perspectiva, cuando en mi propia vida no estoy logrando lo que deseo, tengo que encontrar qué es que genera ese obstáculo dentro de mi: ¿DESDE DÓNDE genero esto?  : ¿desde qué creencia inconsciente?, ¿desde qué programa instalado en mí?. A través de la OBSERVACIÓN de uno mismo, sin juzgar, solo observando, vamos volviendo consciente lo inconsciente, desde donde creamos en nuestra vida cotidiana. 

El 1° paso entonces, es poner ORDEN al caos que suele haber en nuestro interior. Encontrar uno mismo qué obstaculiza, implica estar despiertos, conectados con el interior, para poder ver, desocultar (sugiero audios y ejercicios del link http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/camino-de-liberacion.html)
Esto implica ir hacia nuestro mundo interno, reconocernos, y madurar. 

Cuando he logrado orden en mi mundo interior, he crecido en conciencia y conectado con mi auténtico Ser, es posible preguntarse: ¿qué puedo brindar a la Vida?, ¿qué tengo para dar?. Tengo que tener claridad de lo que quiero lograr; y lo que quiero tiene que estar en sintonía con la vida, ser algo bueno para mi y para todos. Es decir aquello a lo que me dirijo no viene del ego, de la mente, sino de la conciencia que desea servir a Algo Más Grande, porque se sabe parte de un todo. Se sabe una particularidad, única e irrepetible, que es parte de un Todo, y cuyo Origen es igual a todos los seres humanos.

2° Luego es esencial la PALABRA: expresar lo más claramente posible aquello que deseo lograr, que sea bueno para mi y para todos; un servicio a la Vida.
Cuando expreses en palabras tu resultado, si aparecen imágenes o miedos, los observas y regresas a tomar conciencia del Desde Dónde lo estas generando. Observando, despiertos, sin juzgar, escuchando lo que expresamos, vamos mutando y ampliando nuestra percepción.
Por ejemplo: expresar "Quiero estar sano" es muy diferente a "Querer curarse", porque si digo "quiero curarme" para ello primero, deberé estar enfermo. 
El que busca curarse en realidad busca enfermarse, porque para curar, hay que enfermar primero.
O si digo "quiero mejorar mi relación de pareja", si lo que quiero es "mejorarla" para eso primero hay que "empeorarla". ¿Lo ves? 
Así de profunda debe ser la ESCUCHA de aquello que decimos que queremos lograr, pues ese mensaje es lo que enviamos al Universo para ser creado, plasmado en lo concreto. 
La Escucha es la clave para conocerse uno mismo.
En síntesis: todo se inicia y se pone en marcha por la Palabra. La Palabra crea la Realidad, por ello, es imprescindible Escucharse/Escuchar.

Alinear emociones: "Amo aquello que deseo": unir amor y deseo, integrarlos genera carisma, luz, otorga la energía necesaria para plasmarse en la realidad. 
En este paso, es importante cumplir la PALABRA, pues respetar la palabra expresada es respetarse a si  mismo, es generar "crédito", volverse una persona con credibilidad: "Digo y hago lo que digo". Esta Di-Unidad es Di-Vinidad que se manifiesta, se plasma en lo concreto. 
Por el contrario, cuando hay División, digo una cosa y hablo otra: Di-Ablo. 
Cuando hay división, buscamos afuera y, ¿qué encontramos? ¡caos! Por ello, el camino comienza armonizando nuestro mundo interno, pues es desde ahí desde donde creamos hacia afuera.
Recordemos que es escuchándonos aquello que decimos como podemos tomar conSciencia del Desde Dónde estoy creando, en cada aquí y ahora. 
Personalmente, creo que esta unión de amor y deseo se concreta cuando unimos y armonizamos en nuestro interior a nuestra madre (amor) y nuestro padre (deseo). Cuando esta pareja interna está en paz en nuestro corazón, esto genera un brillo especial, tenemos la fuerza vital necesaria para crear.

"Así como una bella flor tiene el color 
y también el perfume, son bellas las 
palabras fructuosas del hombre que
HABLA y HACE lo que dice"
Buda

4° Una vez ordenados internamente y alineados con coherencia nuestro pensamiento, palabra y emoción, el paso siguiente es con-moverse, ir a la ACCIóN, sabiéndose guiado por Algo Más Grande, despierto a las señales que el camino nos vaya brindando. La Vida apoya lo que va de acuerdo con ella. 
Adelante! a vivir Despiertos y aprendiendo a usar la energía vital al servicio de la Vida!

Para meditar
Desde diferentes culturas, en este camino de volvernos creadores, transitamos 4 etapas que algunos denominan de esta manera:
1-Guerrero; miro hacia adentro, hacia mi mundo interno, para liberar, purificar.
2-Mercader: uso afuera, en mi vida cotidiana, aquello que aprendí en mi interior,  
3-Sacerdote: trasciendo la diferencia entre el mundo externo y el mundo interno, tomé consciencia de la interacción entre ambos.
4-Mago: uno las tres etapas anteriores y me convierto en mago, creador de mi propia existencia, sin depender de los paradigmas imperantes (ciencia, política, religión y economía). 
En esta etapa sabemos que creamos con la energía que emerge de unir el amor y el deseo.
Trabajo Personal
-Clarifica cómo poner en práctica tus dones y talentos personales. 
-Manifesta tus intenciones en voz alta al Universo, para que queden plasmadas y se vayan concretando (recuerda que deben estar alineadas a la Vida, servir a la Vida).
-Alinea tus pensamientos, palabras y emoción: Ama lo que haces, pues así otorgas energía para crear. 
-Actúa en tu vida cotidiana en coherencia con lo que has expresado; despierto y consciente para ver el DESDE DÓNDE se genera lo que experimentas. 
-¡Confía en la Vida! apoya lo que va de acuerdo con ella. 

Reflexiones relacionadas: