jueves, 22 de diciembre de 2016

¿Qué hago con mi vida?

Depositamos la responsabilidad en otro/s, delegamos por comodidad o por adormecimiento, luego no nos gusta lo que vemos, lo que ocurre y nos enojamos. Es tiempo de hacerse cargo uno mismo de Observar, Investigar, Buscar la propia verdad que sintonice con nuestra vida.
Es tiempo de dejar de esperar pasivamente que otros te digan qué hacer en tu vida, tus vínculos, tu alimentación, salud, educación, etc. Volvernos adultos responsables es hacernos cargo nosotros mismos de observar, investigar, estudiar, ensayar para ver qué es lo más útil en nuestra vida.
Aprender a gestionar nuestra energía vital es esencial para volvernos responsables de nuestra existencia.
En todos nosotros la energía de la Vida vibra y nos impulsa a movernos; pensamos, hablamos y actuamos a partir de esta energía vital.
Esta energía vital para todos está disponible, lo que es diferente es la interpretación que cada uno le otorga a esta energía vital; y qué hago con esta energía de vida. 
En este nivel, entra a jugar en el campo el nivel interpretativo que cada uno le dé a cada situación concreta.
Desde dónde uno VE la realidad, consciente o inconscientemente, interpreta de una manera u otra los hechos, según los pensamientos, mandatos y creencias incorporadas en nuestra vida.
Cada ser interpreta de un modo diferente este circuito energético común a lo humano.
Y desde esta interpretación personal, incorporada en sus circuitos neuronales, actúa en su propia vida.



Cuando no hay consciencia del DESDE DÓNDE me muevo, mi vida es dirigida por otros; por el pasado, o por programas que automatizan mis reacciones. 

Cuando nuestras creencias están cristalizadas, lo nuevo no podrá incorporarse, asimilarse, quedando asi, atrapados en lo viejo, en el pasado.

“El que se piensa que sabe, ya es esclavo de su conocimiento”
Krishnamurti

DESPERTAR y CRECER tiene que ver con poder VER, ser consciente del uso de la energía vital, con ELEGIR uno mismo con responsabilidad (capacidad de respuesta):
-¿qué hago con mi vida?,
-¿cómo la gestiono?,
-¿elijo yo mismo/a en qué ocupo mi vida?,
-¿desde dónde elijo?, ¿desde mis sensaciones corporales, desde lo que “debo hacer” porque asi se me indicó, desde dónde hago lo que hago?
-¿me animo a vaciar mi mundo interno de conceptos, mandatos y creencias recibidas de otros para poder elegir yo mismo/a aquello que resulte funcional en mi vida, en cada aquí y ahora?,
-¿asumo mi vida con capacidad de respuesta (responsabilidad) o dejo que otros se hagan cargo?
-¿vivo conectado/a conscientemente con la Vida?

Si algo de lo leído resuena en nuestro interior, podemos elegir comenzar a escuchar esa parte nuestra que sabe, nuestro Ser unido al Creador,  al Origen, Fuente. Recuerda que no eres solo este cuerpo físico, mental y emocional, y deja que tu Ser te vaya informando, en un proceso, irán llegando comprensiones e  intuiciones, ¡confía! sigue tu corazón que sabe el Camino!

Lo que más pavor te da es la salvación. Eres fuerte, y es fortaleza lo que deseas. Eres libre, y te regocijas de ello. Has procurado ser débil y estar cautivo porque tenías miedo de tu fortaleza y de tu libertad. Sin embargo, tu salvación radica en ellas. Lección 196. 9.5 UCDM

El proceso de Despertar y Crecer no se trata de luchar contra lo viejo, sino de asumir nuestro lugar con responsabilidad, gestionando nuestras acciones de manera consciente de para qué hago lo que hago. Despiertos, servimos a la Vida con la fortaleza y libertad del Ser unido a la Fuente.

En síntesis
Delegamos y luego nos enojamos por lo que vemos, somos nosotros los responsables de usar el poder transformador que nos habita a todos como el Ser unido a la Fuente, al Origen. ¡Adelante!
Para tener en cuenta
Volverse responsable de la propia vida implica haber tomado la vida tal como nos fue regalada, estar en nuestro lugar respecto a nuestros padres; respetar el orden, nos brinda la fuerza vital para hacer nuestro propio camino.
Los hijos honramos a los padres asumiendo la responsabilidad de nuestra propia vida, siendo felices y plenos.
Para que haya PAZ tiene que haber ORDEN.
Si necesitas ordenar tu mundo interno porque percibes caos o confusión interior, sugiero recorras los ejercicios publicados en esta página: 

No hay comentarios: