sábado, 31 de diciembre de 2016

¡Bienvenido 2017! una año para trascender la división de lo humano y lo divino...

¡Bienvenido 2017! 
Un año para recordar nuestra esencia divina y reconectar con esta dimensión de la cual estuvimos divididos, desconectados, durante tanto tiempo.
Ahora es tiempo de trascender esa división de lo humano y lo divino, de contactar ambas dimensiones. Observemos la obra de Miguel Ángel y dejémonos guiar por Algo Más Grande que nos está mostrando el camino de regreso a casa: nuestro Ser Original. 
Hemos vivido demasiado tiempo esclavos de nuestras emociones y programas heredados del pasado que ya no resultan funcionales al aquí y ahora que estamos experimentando. Pero la buena noticia es que ¡hoy es posible LIBERARNOS! están dadas todas las condiciones y comprensiones nuevas nos llevan a otro nivel, que cada uno puede acceder, si asi lo elije. Pues es un camino personal e intransferible.

Jesús, y otros maestros, nos mostraron el camino. Jesús nos enseñó metanoia, es decir una "mente nueva", disponible a transcender lo humano y conectar con lo divino.
Lo divino se refiere a la capacidad de crear uno mismo su propia vida; claro que para llegar a esta instancia, es necesario haber transitado un camino de liberación interior, haber madurado hacia un estado adulto, que sabe que su existencia tiene un propósito y la asume sirviendo a la Vida, con amor. 
Una "mente nueva" aprende a liberar el pasado, a resignificarlo, aprende de todo esa experiencia vivida, y se posiciona en el PRESENTE, con conciencia, despierto, sirviendo hacia adelante, a la Vida; sabiéndose guiado y conducido por Algo Más Grande: su Origen. 
Cada vez más seres están Despertando y recordando nuestro real Origen: "Eres un ser espiritual inmerso en una experiencia humana" Pierre Teilhard de Chardin (1881 - 1955)

"el más perfecto grado de perfección a que en esta vida se puede llegar que es la transformación en Dios..."
Juan de la CRUZ, Llama de amor viva, Prólogo, párr. 3
Para meditar
"Me pregunto qué entendemos por año nuevo. ¿Nos referimos a un año realmente nuevo para nosotros, a algo que nunca antes ha sucedido? Cuando decimos que algo es nuevo, aún cuando no hay nada realmente nuevo bajo el sol, cuando decimos: '¡Feliz año nuevo!', ¿es realmente nuevo o es el mismo viejo patrón que se repite una y otra vez? ¿Son los rituales, tradiciones y costumbres de siempre, la continuación de lo que venimos haciendo, seguimos haciendo y haremos este año?

Por tanto, ¿hay algo nuevo? ¿Existe algo que sea realmente nuevo? ¿Hay algo que uno nunca haya visto antes? Esta es una pregunta importante si uno la investiga hasta que todos los días de su vida sean algo nunca visto antes. Esto implica un cerebro que se ha liberado de sus condicionamientos, idiosincrasias, particularidades, opiniones, juicios y convicciones. ¿Podemos dejar todo esto a un lado y empezar un año nuevo de verdad? Sería maravilloso poder hacer eso, porque nuestras vidas son bastante superficiales, vanas, sin mucho significado. Nos guste o no, hemos nacido ya educados, y ése puede ser también un obstáculo.

En definitiva, ¿podemos cambiar el rumbo de nuestra vida? ¿Es eso posible? ¿O estamos condenados a llevar vidas superficiales, mediocres y sin sentido? Nuestros cerebros y nuestras vidas están llenos de cosas del pensamiento.

Esto no es un sermón. Probablemente en todas las iglesias del mundo y en todos los templos, el Año Nuevo se celebrará como siempre, con los mismos rituales, los mismos pujas, etc., etc.

¿Podemos nosotros abandonar todo esto y empezar de cero, con toda nuestra mente y nuestro corazón, como una página en blanco, y ver qué surge de ello?"
Jiddu Krishnamurti



“Grabad esto en vuestro corazón:
Cada Día comienza en nosotros un año nuevo, una nueva vida.”
Ralph Waldo Emerson

Reflexiones relacionadas:
http://recordarnuestroorigen.blogspot.com.ar/2016/10/somos-seres-multidimensionales.html
http://recordarnuestroorigen.blogspot.com.ar/2016/10/desde-la-conexion-con-la-divinidad-nos.html
https://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2016/12/te-encuentras-en-lo-real-con-lo-que.html