martes, 5 de enero de 2016

Juegos psicológicos y manipulación

Eric Berne (1910-1970), médico psiquiatra, fundador y creador inicial del Análisis Transaccional; explica los juegos psicológicos como una forma disfuncional de buscar satisfacer nuestras necesidades de atención, reconocimiento y afecto, aunque sea de una forma negativa.

La palabra “juego” se refiere a una dinámica dentro de las relaciones interpersonales, donde siempre se sale perdiendo. Los juegos psicológicos tienen un carácter inconsciente, la persona no se da cuenta pero lo que sí puede darse cuenta es que frecuentemente cae en situaciones similares en las que termina sintiéndose mal, pero no es consciente de la parte de si misma que colabora para que estas situaciones se repitan. 

¿Porqué en vez de relacionarnos sanamente con otro/s se suelen utilizar estos juegos psicológicos? 
Los juegos psicológicos se aprenden en la infancia, quedan grabados y luego se repiten sistemáticamente.
Los juegos psicológicos nos quitan energía vital, nos dejan ansiosos, frustrados, tristes, rabiosos, o con una falsa idea de triunfo o superioridad. 

¿Cómo detectarlos?
Los juegos psicológicos comienzan con una acción de parte de una persona y si produce reacción en otra, es decir, si uno entra en el juego del otro, se engancha en la manipulación, y comienza el juego en el cual nadie gana, por el contrario, todos salen perjudicados; pues nadie vino a este mundo a ser manipulado por un otro. Nuestra alma es libre y busca la libertad; manipular o dejarse manipular, es estar ciegos, es inconsciencia, ignorancia del conocimiento de la esencia del Ser humano: Unidad y Coherencia con toda la Creación. 

Hay preguntas que pueden ayudar a detectarlos:
-¿Qué es lo que está ocurriendo una y otra vez?
-¿Cómo empieza?
-¿Qué sucede luego?
-¿Y después qué pasa?
-¿Cómo termina?
-¿Cómo te sientes después que ha terminado?

Despiertos, observando y observándonos, se detectan los juegos y es posible encontrar conductas alternativas positivas.
Al volvernos conscientes de esta dinámica tan utilizada socialmente, podemos ELEGIR no entrar en estos juegos manipulativos.
"La falta de conciencia, hace nacer el sufrimiento.
El sufrimiento hace nacer la conciencia.
La conciencia hace desaparecer el sufrimiento"
Annie Marquier
Algunos ejemplos de juegos manipulativos:
“Mira lo que me has obligado a hacer”
El propósito de este juego es la justificación, la ganancia que se busca obtener inconscientemente es Evitar Asumir la Propia Responsabilidad.
Y la actitud ante la vida es “No tengo la culpa”.

“Juzgado”
En este juego se busca la intervención de terceros: terapeuta, amigos, parientes, para exponer sus argumentos buscando que se les de la razón. Todos ganan sentirse mal: los litigantes porque aumentan su resentimiento por las acusaciones hechas ante un tercero, y este porque queda enredado diga lo que diga.
La ganancia está en la alianza que se obtiene de quien ostenta el papel de juez, reafirmando así su postura existencial: “yo estoy bien, tú estás mal”. 
Las ventajas son variadas: proyectar mi culpa en el otro, ganar la aprobación del juez, afianzar mi actitud ante la vida: "están todos contra mi”…
La persona que practica este tipo de juego psicológico, aprendió en la infancia cómo manipular figuras de autoridad para que se pusieran de su parte y en contra de sus oponentes. 

"Pelea tú y él"
El jugador que inicia el juego busca que se peleen otros para no pelear él o ella. 
Se utiliza al otro como vehículo de expresión de los sentimientos que uno no se hace cargo. Y si el otro entra en el juego, inconscientemente dice: "Yo me hago cargo de lo tuyo”.

Para no enredarse en este juego, hay que evitar ser el portador de las frustraciones o la rabia de los demás. Adoptar una postura objetiva, para no confundirse con fantasías alimentadas por un mensaje lanzado por otro. Abordar un asunto directamente con alguien desde una postura abierta y asertiva para aclarar una situación que está marcando nuestra relación con el otro.

“¿Por qué no…? Sí, pero…”
En este juego se pide consejos, para no aceptar ninguno.
El propósito es ser tranquilizado/a.
Quien comienza el juego actúa desde su parte Niño hacia el otro jugador que lo hará desde su parte Padre, que intentará tranquilizar y satisfacer al Niño.

“Todos quieren dominarme”.
La actitud ante la vida es “A ver si puedes presentar una solución a la que yo no encuentre falla”.
Ejemplo:
A-Tengo problemas económicos, si sigo así no sé de qué viviré…
B-¿Por qué no buscas un empleo?
A-Sí, pero si yo trabajo, ¿quién cuidaría mis hijos?
B-Podrías pagarle a alguien.
A-Mis hijos no se los confío a cualquiera.
B-Siempre se puede encontrar a alguien de confianza.
A-Con las cosas que pasan hoy día…
Este tipo de conversación es seguida de un silencio que significa la victoria de quien inicia el juego; para rematar diciendo: ” Ya te lo dije, lo mío nadie puede arreglarlo”.

Quien intente dar respuestas como solución al problema que presenta A, se engancha en este juego, jugando otro juego llamado “Sólo Trato de Ayudarte”

Para salir del enredo se sugiere devolver la pregunta: 
“¿Qué es lo que piensas hacer tú?”.

Para tener en cuenta:
Para que exista manipulación tiene que haber dos personas en ese juego, cuando uno se da cuenta y elije salir, chau manipulación...
Para meditar:
"Todos nacemos príncipes y princesas. Todos tenemos un cierto potencial humano que podemos desarrollar. Yo soy responsable de mi vida y decido, para bien o para mal, lo que es bueno para mí y lo que hago con ella"
Eric Berne
"Tampoco se engañen los unos a los otros. Porque ustedes se despojaron del hombre viejo y de sus obras y se revistieron del hombre nuevo, aquel que avanza hacia el conocimiento perfecto, renovándose constantemente según la imagen de su Creador"
Col. 3, 9-10

Trabajo Personal
Nuestra vida es una ELECCIÓN continua, 
Y la ELECCIÓN es una actividad de la CONCIENCIA. 
La conciencia de uno mismo, cambia la percepción.
Cuanto más CONSCIENTES somos, más poder tenemos para transformar aquello que no nos ayuda a vivir plenos y felices. 

Cuando podemos VER las distorsiones, sin juzgar, es cuando podemos ELEGIR liberarnos.
Cuando podemos VER la estructura lógica que nos sostiene en el conflicto, podemos ELEGIR abrirnos a algo nuevo, más sano, más maduro, más evolucionado. 

OBSERVO... RECONOZCO la distorsión... y ELIJO ENTREGAR al ORIGEN. 

En cambio si no lo podemos VER, viviremos nuevamente esa experiencia. 

Ejercicio
Cuando me observo fuera de mi centro, como intruso/a en la vida de los otros, queriendo arreglarlo todo, queriendo corregirlos, y queriendo controlarlos, elijo entregar estas distorsiones...  => 
Elijo dar libertad a los otro/s porque es la libertad que YO ELIJO darme a mí mismo/a... estoy en mi centro... conociendo mis límites... reconociendo.... asumiendo.... entregando.
Elijo entregar las distorsiones...

Respiro profunda y concientemente, tomando nueva energía del Campo del Espíritu Creador; y suelto al exhalar las distorsiones que observo en mi...

"Elijo VER y ENTREGAR las distorsiones"
"Elijo abrirme a algo nuevo y mejor para mi vida"
"Elijo abrirme a la posibilidad que dar un paso hacia adelante en mi vida, es más fácil de lo que pensaba"
"Gracias.. Si...."


Reflexión relacionada:
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/2014/10/los-estados-de-yo-padre-adulto-nino.html
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/search?q=manipulaci%C3%B3n+

Audio para escuchar:


Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera:
https://sanpablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera&Buscar=Buscar