martes, 20 de octubre de 2015

"Lo que traerá paz será la transformación interior, la cual conducirá a la acción exterior" Krishnamurti

“Lo que traerá paz será la transformación interior, la cual conducirá a la acción exterior. La transformación interior no es aislamiento, no es renunciar a la acción exterior. Por el contrario, sólo puede haber una acción adecuada con una forma de pensar adecuada, y no puede haber un pensamiento adecuado si no hay auto-conocimiento. Si no te conoces a ti mismo, no existe la paz.
Un ideal es únicamente un escapismo, un evitar pensar en "lo que es", una contradicción de "lo que es". Un ideal evita la acción directa sobre "lo que es".
 Para tener paz tendremos que amar, tendremos que dejar de vivir en un mundo ideal para comenzar a ver las cosas como son y actuar en consecuencia para poder transformarlas. Mientras cada uno de nosotros siga buscando seguridad psicológica, la seguridad fisiológica necesaria: alimento, vestimenta y refugio, será destruida.
 Algunos asentirán diciendo “estoy de acuerdo”, y luego saldrán y harán lo mismo que vienen haciendo desde hace diez o veinte años. Es un asentimiento meramente verbal y no tiene significado alguno, ya que los misterios y las guerras del mundo no se detendrán por un asentimiento casual. Sólo se detendrán cuando todos sean conscientes del peligro, cuando sean conscientes de su responsabilidad, cuando dejes de poner el asunto en manos de otros.
 Si eres consciente del sufrimiento, si eres capaz de ver la urgencia de la acción inmediata en lugar de posponer, entonces te habrás transformado a ti mismo.”
Jiddu Krishnamurti








Trabajo Personal
Ejercicio: Yo y mi responsabilidad ante la Vida   
Respiras conscientemente, te conectas con tu interior e invocas el Espíritu Creador.
Visualizas delante de ti a tu responsabilidad (puedes colocar un papel o un almohadón, para representarla)
Te quedas mirando a tu responsabilidad y percibiendo qué sientes en tu cuerpo cuando te conectas con ella. Déjate guiar si surgen movimientos en tu cuerpo. 
Si la responsabilidad mira hacia algún lugar en particular, puede ser que se trate de alguien que necesita ser mirado, respetado y honrado (no se necesita saber de quien se trata, solo honrar y luego despedirse).
Luego de honrar con respeto y agradecimiento, te despides y puedes optar por una nueva decisión, por ejemplo: mirar tu responsabilidad, caminar con ella, o abrazarla, mirar hacia la Vida junto con tu responsabilidad, decir si, agradecer etc.
Y sigo entregándome a la vida como es... con responsabilidad... como adulto/a...

No hay comentarios: