martes, 12 de agosto de 2014

Sabemos que el Camino es el Amor, pero... ¿por dónde empezamos?

"El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida". El club de los poetas muertos

EJERCICIO: Sintonizar con la energía del AMOR

Si estas a solas: 
Siéntate cómodamente, en silencio, y piensa en una persona. Visualiza su cara y siente que le deseas lo mejor, que su familia y sus amigos la amen, la cuiden, la mimen. Tú también la aceptas tal y como es, la amas, la cuidas y la mimas. Mantente en ese sentimiento.
Empieza pensando con una persona que te resulte más fácil desearle lo mejor; y luego cambia: con tu amiga, con tu vecina, con tu compañero de trabajo, etc. 
Si estas con otra persona o más: 
Siéntate frente a ella, en silencio, y mírale a los ojos. Al principio quizá te cuesta, pues a todos nos cuesta ser mirados porque nos remite a cómo fuimos mirados de pequeños. Puede que también pestañees demasiado, o quizá te dará risa. Cierra los ojos y visualicen-se, piensa en la otra persona sin mirarla, durante unos minutos. Practica el amor como en el caso de arriba (deséale lo mejor, que la quieran, que la mimen). O de cualquier otra manera, como tú sientas el amor. Luego vuelve a abrir los ojos y mírala con amor, es decir, con aceptación de como esta persona es, tal y como es; pues eso es amor => aceptación.
Practica más adelante con diferentes personas:
Cuando vayas por la calle y te cruces con la gente, mira sus caras y sentirás el mismo amor que has experimentado mirando las caras de otras personas, en tu práctica personal.

Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html