miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cada experiencia en tu vida se nutre de tu actitud

Cuando brindas amor puro con una motivación altruista tienes una actitud de amabilidad.

Cuando sientes buenos deseos y sentimientos puros por quienes están tristes tienes una actitud de
misericordia.

Cuando ves las virtudes en lugar de las debilidades de la gente tienes una actitud de compasión.

Cuando bendices y elevas a alguien aún cuando te difama tienes una actitud de perdón.

Cuando toleras una situación y asumes la responsabilidad dando cooperación aún cuando no se aprecia tienes una actitud de humildad y autorrespeto.

Cada momento, cada respiración y cada experiencia en tu vida se nutre de tu actitud.
 
Enviado por Laura Ferraro.