domingo, 18 de agosto de 2013

Miedo al abandono


-Hola Maria Guadalupe: hice el curso de nuestra vida emocional y me encanto! Realmente me ayudo muchísimo y sigo trabajando con tus textos en tu blog etc. pero quería hacerte una consulta sobre algo que me esta pasando:  mi marido viaja por trabajo y cada vez que lo hace me pongo muy mal lloro y me cuesta que se vaya. Siento que lo pierdo que puede pasarle algo muy malo y no la paso para nada bien. Tal es así que ahora ayer me dijo que por ahí en algún mes se tenga que ir a otro país por 15 días y aunque no sea nada seguro me puse re mal con sudoración en las manos falta de aire etc quería saber si hay algún ejercicio que yo pueda hacer para liberar esto en mi. Yo antes que el tuve otra relación que duro 7 años y termino mal en la cual mi ex pareja se fue llevándose todo ante mis ojos en un bolso que hoy es el mismo que mi marido usa para irse de viaje, e hilando más profundo puede que mi mente asocie eso a perderlo y también al abandono algo que trabajo día a día en mi ya que fui una hija no deseada por parte de mi papá biológico y eso hizo que yo tema mucho a estar sola. Desde ya te agradezco este espacio para comunicarme con vos. un beso!

-Respuesta:
hola! estas en una relación de "dependencia". Te ubicas como una niña frente a tus parejas, y no como mujer.
Hay q elaborar esa herida infantil del abandono q sentiste de tu padre, para q deje de repetirse en el presente con tus parejas.
En el curso he dejado el ejercicio de visualizar a tu padre y expresar todo lo q no expresado hasta poder tomarlo tal y como fue.
Luego haces lo mismo con tu madre. Y finalmente con los dos como una unidad. Estos ejercicio los he dejado en los foros y los encuentras en este blog tbien.
Todo lo q no elaboramos de ntro pasado, se repite hoy para q lo miremos hasta aceptar lo q fue, tal y como fue.
Todo lo que rechazamos crece, en nosotros mismos y a nuestro alrededor. Hasta que lo miremos con amor y lo incluyamos.
Te invito hacer estos ejercicio con tu padre, con tu madre y luego con los dos como esa unidad q un dia fueron y generó tu ser.
Asi podrás estar desde un estado "adulto" ante tus parejas.

Te dejo otro ejercicio para sanar lo no resuelto de ntra historia, q tbien puedes hacer:
Este ejercicio nos hace ir de los conflictos más recientes a los más antiguos.
Hay que hacerlo sin saber de antemano qué conflicto o herida emocional va a surgir. Veamos:
Imaginas la línea de tu vida en el suelo, colocas algo, por ejemplo un almohadón o una hoja, para señalar el momento presente, tu nacimiento, tu concepción.
Te ubicas en el momento presente, mirando hacia el futuro, muy centrado/a, sintiendo todo tu cuerpo, tu respiración y tu corazón.
Vas a empezar a andar hacia atrás, muy despacio, muy centrado en tus sensaciones corporales.
Si en un momento te sientes mal, sientes que has perdido fuerza o que algo duele, ahí te detienes, pues ahí se está manifestando un conflicto que no pudiste integrar y que te está quitando mucha energía vital hoy.
Permaneces en ese lugar, sintiendo profundamente y respirando conscientemente. Quizás aparezcan imágenes, información, recuerdos, o no.
Pides ahora la fuerza para resolver este acontecimiento: “querido Guía , por favor necesito que me des ahora todos los recursos que necesito para superar esta prueba en armonía. Gracias.”
Esperas. Si la fuerza aun no es suficiente para sentirte bien, vuelves a hacer la petición a tu Guía, con mucha devoción, respeto y humildad.
Inspiras y expiras profundamente. Notas la transformación dentro de ti, y te dejas empujar hacia el presente. Cuando has llegado al presente, observas como te sientes ahora.
Luego puedes volver al lugar del conflicto y verás que ya no eres el/la mismo/a, experimentas la fuerza que se instala en ti, y vuelves a ir hacia el presente y de nuevo experimentas como te sientes y cómo es distinto de antes.
Y repites este movimiento dos o tres veces, hasta que sientas la Fuerza de la Vida en tu interior.
Si consideras necesario, dejas pasar unos días y vuelves a hacer este ejercicio.


Librerías virtuales para adquirir los libros de M. Guadalupe Buttera: