lunes, 22 de julio de 2013

¿Cómo se logra el amor?

Entrevista de Johannes Kaup con Bert Hellinger en Viena, el 6-7-99.
Traducción: Renate Hellmich
De como se logra el amor

Johannes Kaup:
Señor Hellinger, el amor parece ser en nuestro tiempo un bien escaso, un bien muy asediado, algo por lo cual uno siente nostalgia pero que casi no logra concretarse.
Cuando uno mira la duración, la duración promedio de las relaciones, la movilidad que se refleja en nuestro mundo de relaciones, se tiene la impresión de que con el amor las cosas no están yendo del todo bien. ¿Es esto así o las personas buscan hoy dia con mayor precisión aquello que las sostenga?.

Bert Hellinger:
Si he comprendido bien su pregunta, se trata ante todo de la relación de amor entre hombre y mujer. Esta relación de amor en nuestro tiempo actual es vista en la mayoría de los casos desde el punto de vista del yo. O sea, ¿Qué cosa va a colmarme en esta relación de amor y al mismo tiempo me va a estimular?, luego las personas se buscan una pareja que les prometa lo que ellas esperan de ella y de la cual están suponiendo, que lo va a poder lograr. Esto es recíproco, los dos partenaires buscan eso.
Pero sucede que la relación entre hombre y mujer esta integrada en un contexto más extenso, por naturaleza su finalidad son los hijos, la formación de una familia, la continuidad de la vida.
La relación de pareja en sí, es el primer paso en esta dirección, pero si la mirada sobre este contexto más amplio se pierde, entonces el amor se empobrece (o se atrofia) porque no tienen en cuenta este contexto.
Esto sería lo primero. Lo segundo es que el amor o la relación de amor siempre tiene consecuencias. Algunos suponen que pueden tener el amor de la misma manera que uno obtiene una golosina, que se compra en un supermercado, que uno la come y que cuando ya no le gusta más, se busca la próxima. La que se puede comprar y nuevamente comer.
Sin embargo la experiencia o mejor dicho la observación, eso se puede observar con exactitud, es que a través de la realización del amor en sentido pleno o sea, a través de la consumación sexual, con todos sus riesgos, se establece entre la pareja un vínculo que no les permite volver a separarse. Que este vínculo es estable se percibe en el efecto. Ya no pueden separarse sin dolor o sin el sentimiento de fracaso y culpa.
En el amor, por lo tanto, tiene efecto algo que va más allá del amor. Por un lado en el contexto tiene efecto la meta y por otro lado tiene efecto un orden, en el interior del cual, el amor puede desplegarse. Cuando este orden no es reconocido o es desmentido, esto tiene efectos retroactivos sobre el amor.

Johannes Kaup:
Usted habla de un orden, un orden natural subyacente a todo esto. Nosotros sin embargo hemos hecho la experiencia de que en una relación inmadura, que Jürg Willis señalaría como una relación de colusión (complicidad), en la que uno se engarza en una relación dependiente, de tal manera, que se hace practicamente imposible tener una relación satisfactoria mientras esta colusión no se disuelva. A veces hay que resolverla con la separación, ¿Usted subrayaría esto o diría que toda separación es una catástrofe?.

Bert Hellinger:
La colusión se produce porque los dos partenaires todavia siguen ligados a su familia de origen y porque la disolución o separación de la familia de origen no se ha logrado.
Esto también pertenece al orden: que la separación con la familia de origen se logre.
Si uno se queda en lo evidente, cuando dos no se llevan bien, sin mirar al mismo tiempo que esto se vincula a la familia de origen, entonces la separación de la pareja nunca va a traer la solución.
La solución se alcanza cuando la separación de la familia de origen se logra y cuando se logra la solución de los enredos, de los destinos de la familia de origen. Por lo tanto en vez de reducirlo todo a la relación de pareja, me planteo también aquí un horizonte más amplio en el enfoque.(en la mirada)
Yo me detendría en primer lugar, en cómo la pareja, cómo cada uno de los partenaires se podrían separar de la mejor manera de su familia de origen, cuando ellos se miren después de esto, se logrará lo que antes no se podía lograr.

Johannes Kaup:
¿Cuando dos personas se encuentran y se enamoran, aparece al mismo tiempo el efecto de algo más grande de lo que ellos mismos tienen conciencia o se podría decir: Si, me fascina tu cuerpo, tu figura, no quiero en realidad más que eso?.
¿Qué es aquello que lleva a que las personas se unan?.
¿Hay algo más grande en su opinión o esto también es algo muy evidente?.

Bert Hellinger:
Algunos van montados sobre un burro y cuando el burro no quiere seguir le ponen delante una zanahoria, él va detrás de la zanahoria y uno puede seguir montado.
La zanahoria lo estimula para que siga y ni siquiera se da cuenta la carga que lleva, así es también aquí algunas veces. Hay ilusiones que están en juego, que desconocen quien lo esta montando a uno y hacia donde nos esta llevando.
Entonces sucede también que existe un despertar, y eso es algo extraño, cuando dos están tan fascinados el uno con el otro, seguramente actúan muchas fuerzas ocultas que no estamos reconociendo.
Esto va mucho más allá de la atracción inmediata, ahí intervienen recuerdos de diferentes niveles.
Por ejemplo, había una pareja muy bien casada y durante mucho tiempo las cosas funcionaban fantásticamente, pero un día la mujer se compró un libro de cocina y empezó a cocinar de manera diferente a lo habitual.
Entonces se descubrió que lo que anteriormente había ligado a este hombre a la mujer , era que ella cocinaba igual a como se cocinaba en su casa.
Esta pequeña modificación trajo un efecto decisivo. Cuando pasa algo así, nosotros nos reímos, pero son cosas que desde muchos niveles actúan al mismo tiempo.
Para mi lo de las parejas es algo muy simple: cuando se miran a los ojos, verdaderamente a los ojos, solamente ven el alma, cuando las almas se encuentran en ese sentido, entonces el amor es posible.
Pero ese encuentro de las almas no le permite al individuo apropiarse del otro, el no la posee, el solamente la ve. Muchas veces se da entonces una comunicación que es profunda, que es fiel, y que es sólida con muy pocas ilusiones. No es del todo estrecha, porque se respeta lo del otro y sin embargo se sostiene, sin embargo es durable.

Para meditar
La relación de pareja tiene prioridad ante la paternidad. Es verdad que la relación de pareja está orientada hacia la paternidad, pero la paternidad es la continuación de la relación de pareja. Por esa razón el hombre obtiene de su amor hacia la mujer la fuerza para ser padre. Y cuando ama a los hijos, en los hijos también ama a su mujer - y a la inversa. La mujer tiene la fuerza para ser madre porque sabe que el hombre está a su lado, y toma de él la fuerza para dirigirse a los hijos. Eso se logra cuando en los hijos ella ama al hombre, cuando su amor hacia ellos es la continuación de su amor hacia el hombre. Y los hijos se sienten felices cuando en ellos sus padres se aman mutuamente. Los niños nunca se sienten más felices que cuando experimentan a sus padres como pareja. En ese caso se sienten verdaderamente felices y confortados.
Bert Hellinger