jueves, 4 de abril de 2013

Para sanar un trauma de nuestra niñez

es necesario revivirlo conscientemente e integrarlo