jueves, 3 de enero de 2013

Tomar a Nuestros Padres

¡Es tomar la VIDA que nos fue regalada a través de ellos!

Meditación de Bert Hellinger:


Cerramos los ojos y volvemos a nuestra infancia.
Miramos a nuestra madre así como la mirábamos cuando eran niños.
Por ejemplo, cuando ella nos llevaba a su pecho y alimentaba, y nosotros la mirábamos a los ojos con un tremendo recogimiento.
Así la miramos una vez más, profundamente con recogimiento tomamos de ella la vida y lo que nos mantiene con vida en nuestro cuerpo y en nuestra alma. Nos llenamos de ella.
Ese movimiento del amor es un movimiento de tomar:
Mamá, yo tomo. Yo te tomo como tú eres. Yo tomo la vida que me ha llegado a través de ti tal como ella es. La tomo con amor. Tú das, yo tomo. Yo tomo todo”.

Luego miramos a nuestro padre al lado de ella.
Lo miramos como él es, exactamente con él es.
Así como es él fue nuestro padre.
Le decimos lo mismo:
“Yo tomo mi vida como ella me ha llegado a través de ti. Yo la tomo toda. Gracias”.

De pronto nos sentimos llenos de vida y ricos.
Ese tomar la vida de nuestros padres continuó durante muchos años.
Así, llenos de ellos fuimos capaces de amar a otros, capaces de derramar sobre otros el amor que nos vino de nuestra madre y nuestro padre, de derramarlo sobre todo en una pareja.

Cuando nuestro compañero, al igual que nosotros, tomó de su madre lo que ella le daba, cuando del mismo modo tomó de ella toda la vida tal como fluía de ella hacia él, y cuando tomó toda la vida de su padre y también él la derrama, entonces los dos nos constituimos en una alianza para la vida: al servicio de la vida uno para el otro, y más adelante al servicio de la vida que trasmitimos a otros.

No hay comentarios: