viernes, 30 de noviembre de 2012

Para acompañar a un otro en la relación de ayuda...

Es necesario, primero, sanar nuestras propias heridas


«¿Podrá un ciego guiar a otro ciego?
¿No caerán los dos en el hoyo?»
Lucas 6, 39