martes, 9 de octubre de 2012

La pareja es un mágico espejo

para sacar a la luz lo que anida en las profundidades del alma.

En una pareja donde ambos se reconocen como seres en proceso de crecimiento, se elige al otro como compañero/a, no para que nos salve, proteja, sostenga, nos proporcione seguridad o nos adore.
Tampoco para escapar de la soledad.
Elegimos estar en pareja para brindarnos la oportunidad de ir un poco más allá en nuestro viaje hacia el corazón, lo que significa que a través de este vínculo podemos conocernos, expresarnos y crecer con una mayor profundidad.

La pareja es un mágico espejo en el que podemos re-conocernos en profundidad,
donde podemos descubrir nuestras luces y nuestras sombras.

No hay comentarios: