jueves, 28 de junio de 2012

Ante vivencias de peligro...

Podemos interrogarnos y reflexionar sobre nuestros valores:

Si tuviera la posibilidad de programar las últimas horas de mi vida aquí en la tierra, ¿de qué modo las viviría? ¿Con quién o quiénes las compartiría?


Si me quedara un solo día
Si hubiera solo una oportunidad,
si me quedara un solo día,
si yo supiera que va a terminar
mi travesía en esta vida.

Abriría las ventanas,
guardaría todo el cielo,
en los ojos llevaría
tanta luz.

Recorrería por última vez
mis cartas, mi rincón, mis libros,
de la mano de mi mujer, después
vería jugar a mis hijos.

Y en la calle buscaría
los lugares, los amigos,
los recuerdos que me hicieron
ser feliz.

Ser feliz, ser feliz,
si lo único que quise es ser feliz,
dar amor.

Si lo que todos buscamos es amor, amor,
solo amor.

Si hubiera solo una oportunidad,
si me quedara un solo día,
me sentaría con mi padre a hablar
y con mi madre cantaría.

Y después me iría yendo
de a poquito con la tarde,
me pondría en un bolsillo
todo el sol.

Con el sol, tan feliz,
si lo único que quise es ser feliz,
dar amor, si lo que todos buscamos es amor, amor,
solo amor.

Sergio Denis-Rolando Hernández, “Si me quedara un solo día”, del álbum L. P. Imágenes, Philips, 1986.

No hay comentarios: