jueves, 8 de marzo de 2012

Cuando nos hacemos cargo de nuestra CULPA...

Es posible transformarla en una Fuerza Creativa al Servicio de la Vida

En nuestro camino por la vida, todos hacemos algún daño a otro/s... nuestro niño interior no puede darse cuenta de ello, porque no lo puede ver; pero el adulto, el "yo despierto" sí lo puede ver, y gracias a que lo ve puede cambiar y reparar el daño realizado.

Cuando maduramos, podemos ver estas cuestiones muy humanas y el hecho de hacernos cargo de ello no solo nos libera interiormente, sino que genera las condiciones necesarias para que esa energía de culpa que va contra la Vida (conductas inconcientes de autocastigo), se direccione hacia un servicio a ella.

Cada uno ha sido y es lo mejor que puede, y ha actuado de la mejor manera que pudo. No obstante, cuando hacemos concientes que en este actuar hicimos daño a otro/s, podemos visualizar a la persona, mirar a los ojos y expresar:

“Ahora me doy cuenta del daño que te he hecho...y ahora asumo las consecuencias”

De esta manera, cuando nos hacemos cargo, salimos del autocastigo que genera la culpa, y este sentimiento puede transformarse en una fuerza creativa, al servicio de la Vida.

"Tenemos que superar la culpa y ante todo tenemos que crecer más allá de la expiación por la culpa"
Bert Hellinger


"¿Ves algo?" Lc 8,23

"Le puso otra vez las manos en los ojos; el hombre miró: estaba curado, y veía todo con claridad" Lc 8,25

No hay comentarios: