martes, 24 de enero de 2012

Nuestros hijos...


CUANDO PENSABAS QUE NO TE VEÍA...


Cuando pensabas que no te veía, te ví pegar mi primer dibujo en la heladera, e inmediatamente quise pintar otro...

Cuando pensabas que no te veía, te vi arreglar nuestra casa para que fuese agradable vivir, pendiente de detalles, y entendí que las pequeñas cosas son las cosas especiales de la vida...

Cuando pensabas que no te veía, te escuché pedirle a Dios y supe que existía un Dios al que le podría yo hablarle y en quien confiar...

Cuando pensabas que no te veía, te vi ocuparte por tus amigos y aprendí que todos debemos ayudarnos y cuidarnos unos a otros...

Cuando pensabas que no te veía, te vi dar tu tiempo y dinero para ayudar a otras personas y aprendí que aquellos que tienen más deben compartirlo con quienes tienen menos...

Cuando pensabas que no te veía, te sentí darme un beso por la noche y me sentí amado y seguro...

Cuando pensabas que no te veía, te vi ocuparte de la casa y de los que vivimos en ella y aprendí a cuidar lo que se nos da...

Cuando pensabas que no te veía, vi como cumplías con tus responsabilidades, y aprendí que debo ser responsable cuando crezca...

Cuando pensabas que no te veía, ví lágrimas salir de tus ojos y aprendí que algunas veces las cosas duelen, y que está bien llorar...

Cuando pensabas que no te veía, ví que te importaba y quise ser todo lo que puedo llegar a ser...

Cuando pensabas que no te veía, aprendí casi todas las lecciones de la vida que necesito saber para servir a la vida cuando crezca...

Cuando pensabas que no te veía, te ví y quise decir: ¡Gracias por todas las cosas que ví, cuando pensabas que no te veía!

NO TE PREOCUPES PORQUE TUS HIJOS NO TE ESCUCHAN...
TE OBSERVAN TODO EL DIA
Madre Teresa de Calcuta
 
Compartido por Laura Dellacqua.

1 comentario:

Fer dijo...

Es muy bello, tan simple como hondo.

A veces nos complicamos tanto con la intelectualización de la crianza, y ellos están ahí aprendiendo de todo lo que nos sale hacer por la vida en el día a día y no tomamos en cuenta que eso es lo que más educa.

Un beso grande!