domingo, 11 de diciembre de 2011

Respetar a la pareja

significa asentir a él/ella tal y como es

Respetar a la pareja significa asentir a él/ella tal y como es.

Respetamos a nuestra pareja cuando somos capaces de decirle:

- “Te quiero y te respeto a ti y a tu familia, tus valores, tu pasado y tu destino. En ti quiero y respeto a tu padre y madre. Quiero y respeto lo que te guía a ti y a mi. Tal y como eres, está bien para mí”.

Querer re-educar o cambiar a nuestra pareja como si se tratara de un niño/a, es no respetarle tal y como es.

Y cuando se rechaza a uno o ambos padres de la pareja, también se está rechazando a la pareja.

En la relación entre el hombre y la mujer, ambos dan lo que tienen y toman lo que les falta; pero quien no ha tomado a sus padres tal y como son, no tendrá mucho para darle a su pareja; ya que permanece estancado en sí mismo, sigue siendo como un niño y no puede desarrollarse como adulto.

Cuando se elige la pareja en relación a las necesidades de cada uno, no se está mirando a la pareja sino buscando aquello que no se pudo tener de los padres, en especial a la madre, exigiendo a la pareja lo que uno cree que su madre/padre no le han podido dar.

En cambio, cuando hemos tomado lo recibido de nuestros padres con agradecimiento, elegiremos la pareja para poder disfrutar lo recibido y compartirlo con un otro.

El hecho de haber tomado lo recibido con agradecimeinto, nos hace sentir muy bien con uno mismo, y nos da la fuerza vital necesaria tener proyectos propios, y desde allí, es posible encontrar una persona que también se sienta bien consigo misma, con sus proyectos, y desee compartir junto con un otro su camino de vida.

Sin este aprendizaje, es probable que se generen vínculos dependientes, donde uno espera del otro que le dé lo que sus padres no le han dado, lo cual genera miedo al abandono, miedo a mostrarse tal y como es, necesidad de controlar, etc.

También es necesario reconocer y dar un lugar a todas las parejas que han pasado por nuestra vida, de lo contrario, no es posible estar disponible emocionalmente para "lo nuevo".

Una buena separación se logra cuando los compañeros mutuamente se dicen:

-“Te quise mucho. Todo lo que te di, lo di con gusto. Gracias por lo que tu me has dado. Por aquello que entre nosotros no resultó, yo asumo mi parte de responsabilidad y a ti te dejo la tuya. Te llevo siempre en mi corazón. Estás libre y estoy libre”.

Las tres palabras claves del amor en la pareja son: sí, gracias, por favor.
, te quiero y te tomo tal y como eres, 
Gracias por ser como eres, gracias por todo lo que me has dado,  
Por favor, te necesito.
Bert Hellinger

No hay comentarios: