miércoles, 27 de julio de 2011

Ocuparnos de nuestros propios asuntos

Para no desperdiciar la energía vital


Una gran parte de nuestras ansiedades
proviene de inmiscuirnos en asuntos que no nos corresponden.

Si observamos nuestros pensamientos, vemos que muchas veces tienen que ver con asuntos de otros. Veamos, hay tres tipos de asuntos: los míos, los tuyos y los de la Vida y sus fuerzas de compensación. ¿Cuáles serían «los asuntos de la Vida»? Todo aquello que escapa a mi control, al tuyo y al de cualquier otra persona.

Cuando nuestros pensamientos giran alrededor de otro, por ejemplo: “deberías actuar de tal manera…”, “necesitas cambiar ese trabajo que te oprime”, “quiero que seas más alegre”; este tipo de pensamiento ¿tiene que ver conmigo, con el otro o con la Vida? Vemos que este tipo de pensamiento se inmiscuye en la vida de un otro, y muchas veces creemos que es bueno hacerlo, pero podemos preguntamos:
¿esto fortalece o debilita al otro?, ¿a mí?, ¿y a la relación?

Por otro lado, cuando nuestra preocupación va dirigida hacia lo que sucede en el mundo, como terremotos, inundaciones, guerras, etc., ahí nos estamos inmiscuyendo en los asuntos de la Vida.

Cuando nos inmiscuimos en los asuntos del otro o en los de la Vida, nos desviamos de nuestro propio centro, nos separamos del instante presente, nos separamos de nosotros mismos; y solemos experimentar una sensación de vacío y/o soledad. Vemos también, como estos sentimientos están al servicio de Algo Grande que nos envía mensajes para que retornemos a nuestro centro, nuestro ser verdadero.

Muchas veces sucede que estamos atrapados en esta trampa de preocuparnos por asuntos que no nos corresponden, en vez de poner nuestra energía vital en nuestro propio proyecto de vida, y luego nos preguntamos por qué nuestros sueños no se cumplen.

Después de todo, ¿quién soy yo para pensar qué es lo mejor para el/los otros? Hacerlo me conduce a perderme en el otro y desviarme de mi propio camino de vida, de mi propia responsabilidad ante la Vida. Y hasta muchas veces, en nombre de un amor mal comprendido, nos preocupamos por otro/s, llenándonos así de tensión, ansiedad, miedos, y debilitándolo al otro también; pues al preocuparnos por un otro, le estamos quitando fuerza. Y además, es una falta de confianza en los procesos de la Vida.

Algo Más Grande está detrás de todo y todos (llámalo Espíritu Divino, Fuente Original, como tu quieras), y sabe muy bien qué es lo mejor para cada uno, en cada tramo del camino. Antes de tratar de resolver los problemas a los otros, debemos ocuparnos de nosotros mismos. Incluso muchas veces esto de ocuparse del otro es una manera de escapar de lo propio. ¡Y después nos quejamos!

Conocernos, saber qué es lo adecuado para mí, conocer nuestros dones ya talentos, direccionar nuestras energías en ello, y dejar de preocuparnos e inmiscuirnos en los asuntos que no nos corresponden, es esencial para lograr paz interior. Solo cuando he transitado este camino puedo estar disponible para acompañar a otro, facilitar un proceso de sanación o de crecimiento y desarrollo personal; confiando que dentro de ese ser habita la Verdad, la Luz, y que al acompañarlo a su encuentro puede ser útil mi ayuda.

Conociendo estos diferentes ámbitos, el mío, el tuyo y el de la Vida, es posible discernir y ocuparnos activamente de lo que “sí” depende de nosotros, tornándonos así, más efectivos y canalizando nuestra energía vital al servicio de la Vida.

Trabajo Personal
La próxima vez que sientas ansiedad o incomodidad, pregúntate de quién son los asuntos en los que te estás ocupando mentalmente. Esa pregunta puede ayudarte a volver a tu propio centro, a re-conectar con el presente. Aqui tienes una guía práctica:
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/2015/09/reconocer-lo-que-sucede-dentro-de-mi-en.html

Para tener en cuenta
Ocuparse de los propios asuntos nos libera de la fantasía que podemos cambiar, sanar o salvar a otros.
Y después de un tiempo de practicar esto, quizá descubramos que nuestra vida funciona perfectamente por sí misma.
¡Adelante! ¡Ocúpate de tus propios asuntos para no desperdiciar tu energía vital!
"La manera de comenzar algo es dejar de hablar y empezar a hacerlo". Walt Disney
"Quien mira demasiado las cosas ajenas, no goza de las propias". Séneca

Confiando en los procesos de la Vida:
"Dejo en tus manos a .............................
y me inclino ante lo que Tú haces"
¡La Vida conduce todo y todos!

“Dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos"
Lc 12, 37

Más reflexiones sobre este tema encuentras en los libros "EL SECRETO DE ACEPTAR y EL ARTE DE CONVIVIR, editorial San Pablo, en esta dirección:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy volví a leer esta nota, y sigue retumbando en mi mente, cómo hacer? cómo ocuparme sólo de lo importante, sólo de mis asuntos, que sólo afecte mi mente lo verdadero, lo escencial.
Mi mente vive pensando los problemas que hay que solucionar de los demás, de los clientes (soy contadora) parece que soy profesional las 24hs del día no tengo descanso, me llaman como si fuera un médico... la familia tambien ocupa su lugar en mi mente y siento que vivo para cumplir con todos y eso axfisia mi ser, no tengo paz interior, me estoy olvidando de disfrutar la vida, y como soy conciente de ello, me amarga y no logro poner un freno para torcer el rumbo, porque no quiero seguir este camino, pero siento que no puedo bajar...
gracias por leer estas lineas son un poco de desahogo para mí
clarisa

María Guadalupe Buttera dijo...

gracias a vos x compartir CLARISA!!
lo esencial es DARSE CUENTA, verse a uno mismo, mirarse amorosamente a esta q estoy siendo en este momento... re-concer q todo no depende de mi, que no soy salvadora de nadie, q sí puedo hacer tal y cual cosa y la hago, pero tengo límites... conocerlos nos ayuda a no caer en la impotencia... en la frsutración... cada uno en su lugar! adelante!

Anónimo dijo...

gracias por tu respuesta!!! pero qué dificil es ponerlo en práctica!!! siento que este año todo cuesta más, cada mes tengo un vuelta más de "obligaciones" siempre sumo, nunca resto algo, nunca dejo de hacer algo... y ayer recibo el telegrama para ser presidenta de mesa en las próximas tres elecciones!!! y más trabajo... mi marido me está pidiendo un turno para hablar conmigo, si asi como lo leés un turno para comentarme todo lo que averiguó para llevarme a pasear al norte, porque me ve agotada... bueno no quiero seguir en el blog, cualquier cosa sigo en privado, saludos, clarisa

María Guadalupe Buttera dijo...

siii q bueno el norte!!!! ese viajé si que lo disfruté mucho! me re-conectó con la Madre Tierra, me enseñó q hubo otras culturas antes q nosotros... con otros estilos de vida... las honré...
Conectate con tu sabia interior para q te guíe en esto de discernir en qué invierto mi tiempo de vida y en qué no... a veces hay q aprender a decir "no" xq todo no podemos!, adelante! cariños!