martes, 12 de abril de 2011

Para quien quiere ver la Verdad Hoy es el tiempo

El pasado que no fue mirado, elaborado, transformado; actúa hoy quitándonos energía vital para disfrutar el aquí y ahora.
La clave es mirar con amor “lo que fue”, integrándolo a nuestro corazón.

En casi todas las familias hay vivencias que impactan a sus integrantes.

Muchas veces, como el dolor es muy grande, éstas cuestiones se intentan tapar o negar.

Y "de eso no se habla más", generándose así, un "secreto familiar".

Hoy sabemos gracias a A. Einstein que "nada se pierde, todo se transforma", con lo cual, esto que no es mirado, queda en el alma de la familia.

Luego, los hijos, por amor ciego y una lealtad invisible, adoptan reacciones y se hacen cargo de éstas cuestiones que no tienen que ver con ellos, dificultándose así llevar adelante su propio camino de vida.

Gracias a maestros como Enrique Pichón Riviére, Bert Hellinger y otros, que han des-ocultado éstas dinámicas familiares inconscientes, podemos dejar de mirar solamente a la persona con problemas de conducta (y etiquetarla de "enfermo"), porque sabemos que esta persona denuncia el problema familiar, y podemos comprender que con sus conductas inadecuadas viene a traer un mensaje, que es portavoz y está al servicio de Algo Grande que quiere manifestarse en esa familia.

Hoy es posible sacar a la luz éstas dinámicas inconscientes, des-atando esos hilos invisibles que nos tienen "mal atados"; y así, cada uno puede hacerse cargo de lo suyo, de su propio destino, liberándose a si mismo y liberando también, a su descendencia.

Para quien quiere ver la Verdad hoy es el tiempo.
El poder de la ilusión se evapora.


Conocerán la verdad
y la verdad los hará libres.

No hay comentarios: