martes, 25 de enero de 2011

De regreso a casa

a nuestros propios corazones


A medida que vamos re-conociendo y honrando nuestro propio origen, 
nos vamos liberando de los juicios y pre-juicios con respecto a nosotros mismos; 
y así, liberamos también a los demás de nuestros juicios.

La mente, el intelecto, nos sostiene en dualidad. 
Y así, nos mantiene alejados del amor.

La  mente  siempre  está  enfocada  en  lo  bueno,  lo  malo,  lo  correcto,  lo  equivocado, está continuamente comparando,  continuamente juzgando.  Y continuamente está tratando de intelectualizar  y de entenderlo todo.

La mente, al mantenernos en la dualidad,  nos limita, nos hace creer que estamos separados unos de otros y vamos perdiendo de vista nuestra grandeza: seres creados a imagen y semejanza del Creador Universal.

Pero, a medida que la conciencia comienza a Despertar y Crecer, comenzamos a ver y a ser consciente de esos engaños que nos mantienen en la fantasía, los dramas, conflictos, manipulaciones, etc., y nuestra alma nos trae de nuevo a casa: a nuestros propios corazones.


Solo necesitamos darnos cuenta, ver a través de esta conciencia que Despierta y Crece, ver qué es lo que nos nutre y qué no, y desde allí, elegir lo que nos hace bien. 
De esta manera, la mente, el intelecto, está al servicio del Ser.


Todo es experiencia. Todo es para bien. Lo esencial es Despertar y Crecer en conciencia, trascender el intelecto y re-conectar con nuestra real esencia: AMOR.

Trabajo Personal
Cuando algo me molesta viene bien preguntarse:
-¿Qué me pasa a mi con esto que pasa? pues así uno se conoce a si mismo, y este es el camino de regreso a casa! a nuestro 


Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir.

Mc 3, 24

Es hora ya de des-ocultar esas creencias limitantes que nos impiden conectarnos con nuestro verdadero Ser, quien tiene "banda ancha" con el Creador.
Estas creencias limitantes muchas veces son transmitidas, quizá, con toda buena intención, pero lo cierto es que nos han llenado de ideas y creencias que en vez de acercarnos a la fuente de la Vida, a Dios que mora en nuestro interior, nos llevaron a creer que somos pecadores, que nos han expulsado del paraíso, que para volver a entrar al paraíso hay que sacrificarse, o ser de tal y cual manera, etc etc...

Reconectar con nuestro Ser nos conduce nuevamente al paraíso perdido en nuestras almas... nos conduce a Dios que mora en lo profundo de nuestro corazón. 

Puedes acceder a estos ejercicios liberadores en este link:
http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

No hay comentarios: