sábado, 21 de abril de 2012

En momentos de adversidad...

Estas palabras de la Virgen María de Guadalupe a Juan Diego, alivian y llenan de fuerza de vida:



“Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño,
que es nada lo que te asusta y aflige,
no se turbe tu corazón,
no temas esa enfermedad,
ni otra alguna enfermedad y angustia.
¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?
¿No estás bajo mi sombra?
¿No soy yo tu salud?
¿No estás por ventura en mi regazo?
¿Qué más necesitas?
No te apene ni te inquiete otra cosa;
no te aflija la enfermedad...”

El Espíritu Santo nos dice en las escrituras :
"No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle y den las gracias también.
Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús."
Filipenses 4,6-7
“…pidan y se les dará…”
Lc 11,9

Amén!! Gloria a Dios!!
Gracias Padre x todo, tanto lo bueno como lo adverso, sé que detrás de todo tú estás obrando.
Toda tuya.
Amén

"POR MUY LARGA QUE SEA LA TORMENTA
EL SOL VUELVE A BRILLAR ENTRE LAS NUBES"

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bonita la reflexion! era justo lo que necesitaba leer, gracias por estas publicaciones. :) Dios los bendiga