miércoles, 20 de abril de 2011

Mirar de frente el dolor

Es el camino para transformarlo

Para transformar esa energía acumulada de dolor,
es necesario poner atención, observar y estar presentes en eso que nos pasa.


En una situación de dolor/angustia, tenemos dos opciones: hacerse cargo o no.

Si procesas el problema significa que te estás haciendo cargo.

Si lo reprimes, lo estás negando.

Hay una gran diferencia entre ambas actitudes.

Negar y reprimir nos induce a la enfermedad, propia o incluso de nuestros hijos, ya que no solamente heredan los genes sino también nuestras emociones no miradas.

Vivir “despiertos” implica mirar de frente el dolor y estudiar profundamente el mensaje que nos viene a dar, cuál es la vivencia que es necesario mirar, llorar y aceptar como parte de nuestro destino, para sanar y liberarse.

Esta conciencia despierta penetra profundamente y quita las penas emocionales desde la raíz.

Sólo despiertos y haciéndonos cargo es posible purificar-se a partir de permitirse sentir las emociones, y finalmente, transformarlas.

Claro que hay que tener coraje para mirar la verdad en nuestro interior porque nuestra mente tiende a juzgar, resistirse y luchar contra lo que es incómodo o doloroso. Recordemos que la sanación se logra a partir de “Despertar y Crecer”, de tomar contacto con la Verdad y volvernos más conscientes y lúcidos.

La verdad duele a veces... pero nos libera!

Visita la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html y alli encontrarás el ejercicio que tu alma necesita para liberarse y crecer. Adelante!

Para profundizar en esta temática, te recomiendo el libro "Transformando Nuestros Sentimientos", y "Madurando Nuestros Apegos", Ed. San Pablo, 2008
http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy miré de frente al dolor,
me liberé de él(uno groso...ja ja)
casi no dormí anoche, mi cabeza no paraba de pensar y hoy me fui a confesar con un sacerdote, y pude poner LUZ en una parte oscura de mi ser, de mi corazón.
Quiero y acepto pasar por la cruz sabiendo qeu el domingo también voy a tener mi Pascua!!!! mi resurrección!!!!
Este paso también debo agradecértelo a vos María, porque tus libros mi ayudaron mucho, me mostraron el camino...me sanaron
Hoy puedo decir qeu estoy despierta y cada vez más atraida por el Señor!!!!

p/d: el sacerdote que me hizo conocerte, casi se mata en un accidente de transito el viernes pasado, fue un milagro de Pascua que siga con nosotros, todo estos acontecimientos me puso muy sencible y llorona!!! ja ja
clarisa

María Guadalupe Buttera dijo...

Gloria a Dios! Él es el Camino, la Verdad y la Vida!
Nuestro Getsemaní es atravesar esos dolores no mirados... pasar del "no quiero eso para mi" al "Hágase tu voluntad y no la mía".
Qué alegría tu volver a Casa Clarisa =)
En la energía del Amor, te abrazo y te deseo lo mejor! Adelante!
cariños y bendiciones para el sacerdote que ha vuelto a la Vida!

María Guadalupe Buttera dijo...

ah Clarisa!!! bienvenida la sensibilidad! porque NO HAY SANACIÓN SIN LÁGRIMAS!