lunes, 21 de febrero de 2011

Para crecer en pareja ...


Para crecer en pareja es preciso despedirse de los padres.

Y despedirse no significa solamente irse o no de la casa, sino despedirse de los reclamos, juicios y reproches infantiles, e integrarlos con madurez a nuestro corazón tal y como son, tomando y agradeciendo lo más valioso que nos han transmitido: la vida.

«Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,
y se unirá a su mujer»
Mt 19,5


La pareja no es una solución para la soledad, ni para suplir nuestras carencias o nuestras necesidades personales.


La pareja solo puede ser nuestro compañer@ de camino, amig@, amante y padre o madre de nuestros hijos.

Es quien nos abre la puerta a nosotros mismos, es el espejo que nos refleja aquello que aún nos falta reconocer e integrar.

El resto depende de nuestra manera de enfrentar la vida.

El amor para con el otro depende de nuestro amor por uno mismo.

Y el amor por uno mismo depende del amor a nuestros padres, nuestro origen.


Si estoy en paz con mis padres, mi mirada estará libre y dispuesta para una relación de pareja madura y sana.

Si estoy en paz con mis padres, ellos me apoyan y sostienen.


Para reflexionar
Crecer implica renunciar a ciertas cosas para lograr algo más grande.

No hay comentarios: