lunes, 9 de mayo de 2011

El bien que hacemos se expande y se irradia

Las experiencias vividas concientemente son personales, pero siendo personales se aporta lo aprendido a lo colectivo... pasa a ser de "todos"... es que estamos todos conectados... entonces cuando uno aprende o comprende algo nuevo, esto pasa al campo colectivo; y a su vez nos van llegando de ese campo colectivo las nuevas comprensiones que cada uno va aportando... lazos invisibles nos unen a todos...
por Leonardo Boff

No podemos confiar nuestro destino a representantes políticos que, en realidad, no representan a sus pueblos sino a los capitales con sus intereses presentes en sus pueblos.

Necesitamos nosotros mismos asumir una tarea salvadora.

Cada uno en su lugar, cada comunidad, cada entidad, en fin, todos debemos comenzar a hacer algo para dar un rumbo diferente a nuestra presencia en este planeta.

Si no podemos cambiar el mundo, sí podemos cambiar este pedazo de mundo que somos cada uno de nosotros.

Sabemos gracias a la nueva biología y por la física de las energías que el bien que hacemos no queda reducido a nuestro espacio personal.

Ese bien resuena lejos, se irradia y entra en las redes de energía que vinculan a todos con todos, reforzando el sentido profundo de la vida.

De ahí pueden ocurrir surgimientos sorprendentes que apunten hacia un nuevo modo de vivir sobre el planeta y nuevas relaciones personales y sociales más inclusivas, solidarias y compasivas.

Efectivamente, se nota por todos lados que la humanidad no está inmóvil ni endurecida por las perplejidades.

Miles de movimientos están buscando formas nuevas de producción y alternativas que respondan a los desafíos.

Para meditar:
“Nosotros estamos aquí solamente para traer paz a nuestra propia vida, y si traemos paz a nuestra propia vida, todo a nuestro alrededor encuentra su propio lugar, su propio ritmo y paz”
Morrnah Simeona
La Paz comienza por uno mism@

«Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello»

No hay comentarios: