viernes, 20 de agosto de 2010

CUANDO COMENCÉ A AMARME A MÍ MISM@


(desconozco el autor)

Cuando comencé a amarme a mí mism@
comprendí que siempre estoy, en cualquier momento dado,
en el lugar correcto y en el momento preciso.
Y llegué a comprender que todo lo que sucede es lo correcto.
A partir de ese momento pude sentirme en calma.
Hoy yo sé que esto se llama CONFIANZA.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
comprendí cuanto puede ofender a alguien
cuando intento forzar mis deseos en esa persona,
aún cuando sabía que el momento no era el adecuado
y la persona no estaba lista para ello,
aún cuando esta persona fuese Yo misma.
Hoy yo sé que esto se llama RESPETO.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
pude reconocer que el dolor emocional y el duelo
son simplemente advertencias
para que no viva en contra de mi propia verdad.
Hoy yo sé que esto se llama SER AUNTÉNTICO.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
dejé de añorar otra vida
y pude ver que todo lo que me rodeaba
era una solicitud para crecer.
Hoy yo sé que esto se llama MADUREZ.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
dejé de privarme de mi tiempo libre
y paré de bosquejar más proyectos magníficos para el futuro.
Hoy sólo hago lo que me causa diversión y alegría,
lo que amo y lo que hace que mi corazón ría,
a mi manera y a mi propio ritmo.
Hoy yo sé que esto se llama HONESTIDAD.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
me escapé de todo lo que no era saludable para mi,
de platos de comida, personas, cosas, situaciones
y de todo lo que me alejara de mi mismo.
Hoy yo sé que esto se llama AMOR A MI MISMO.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
dejé de querer tener siempre la razón
y de esta forma me he equivocado menos.
Hoy he reconocido que esto se llama HUMILDAD.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
rehusé seguir viviendo en el pasado y a preocuparme por el futuro.
Ahora sólo vivo en este momento cuando TODO ocurre,
Así vivo cada día y esto yo lo llamo CONCIENCIA.

Cuando comencé a amarme a mí mism@
Reconocí que mi pensamiento puede hacerme miserable y enfermarme.
Cuando solicité las fuerzas de mi corazón,
mi mente consiguió un importante aliado.
Hoy Yo le llamo a esta conexión SABIDURÍA INTUITIVA.

No necesitamos temerle a más discusiones,
conflictos y problemas con nosotros mismos y con otros
ya que aún las estrellas a veces chocan entre sí
y crean nuevos mundos.
Hoy yo sé que esto es la VIDA.


Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Mt 22,39

No hay comentarios: