jueves, 6 de octubre de 2011

Hay preguntas que nos impulsan a crecer en pareja:

-¿Qué me pasa?

-¿Por qué siento esto?

-¿Qué pudo haber pasado que me disparó todo esto?

-Me doy cuenta que viene de mí y lo miro, y si puedo, lo hablo, lo lloro, lo grito...


Y otras que no:

-¿Por qué no me entiendes?

-¿Por qué no lo haces como yo?


-¿Por qué te tengo que buscar yo?

-Quiero que se ocupen de mí....


-Yo a ti puedo ponerte condiciones... ¡pero tú a mí no!


-Tú eres el /la culpable d elo que a mi me pasa


-Por tu culpa estoy así...



Frases que impulsan a crecer:

-Reconozco que tengo miedo a ...  y haré algo con ello.

-Algunas veces no sé cómo hablarte.

-Sé paciente mientras comprendo qué es lo que me sucede.

-Dame cariño en llamadas, mail, o actitudes de cercanía.

-Estoy en contacto con mi interior, con mi emoción. Y tú me recuerdas el dolor viejo que he comenzado a mirar... mientras tanto, acompáñame con paciencia y amor...

-Contigo puedo reconocer lo que aún me molesta… y así me puedo conocer... gracias.

-Por amor a mi mism@, decido no continuar contigo, pero agradezco lo vivido juntos, gracias.
He aprendido mucho contigo.

-Decido no continuar haciendo lo mismo porque esto me hace daño.

-Me dolió mucho lo vivido contigo, pero he aprendido la lección... y sigo el camino.

-Ahora comprendo que es a través de estos llamados maestros que alcanzaremos la meta…

-Aún duele, pues aún me falta saber quién soy en verdad…

-Contigo me encuentro a mi mism@...

-Me comunico porque deseo sacar lo que hay dentro de mí, para poder continuar creciendo...

-Calma, compasión y compromiso son la llave para encontrarnos en nuestra pareja.
El miedo comienza cuando empezamos a vernos a nosotros mismos…

-Percibo que hubo cambios entre nosotros... y se quedarán para siempre... pues son los verdaderos…

Ante de hablar, comprenderé qué hay en el hablar dentro de mi…

Comprende lo que mora dentro de ti y sentirás el bálsamo de la vida... y de la verdad...

En un abrazo, en una buena conversación está lo esencial que necesitamos todos....

Me pregunto a mi mism@: ¿cuán presente estoy para lo esencial?

No hay comentarios: