lunes, 22 de marzo de 2010

¿Iluminas u oscureces?


“Cada hombre debe decidir si quiere caminar en la luz del altruismo creativo o en la oscuridad del egoísmo destructivo. Esta es la elección.
La más persistente y urgente cuestión de la vida es: ¿Qué está haciendo por los demás?”
Martin Luther King

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.

Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo.
Entonces, le dice:

- Que haces Guno, tu ciego, con una lámpara en la mano? Si tu no ves...

Entonces, el ciego le responde:

- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino.
Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria.
Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...

- No solo es importante la luz que me sirve a mi, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

(Autor desconocido)

Cada uno de nosotros
Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino a otros o no…
Alumbramos el camino cuando iluminamos con sentimientos como: alegría, amor, aprecio, gratitud, aceptando sin juzgar…

Puede elegir ser luz
Pero muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás...

¿Cómo?

O no...
A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento, el reproche ...

Ojalá elijamos iluminar en lugar de oscurecer =)

La espiritualidad nos ilumina el camino
«Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida».
Jn 8,12

¡Que la luz del mundo resplandezca a través nuestro!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy importante esto que decís María.
Yo no pude iluminar la vida de mi hermana, ayudé a oscurecerla y ella terminó matándose.

María Guadalupe Buttera dijo...

Estimad@ lector@, si bien tenemos que hacernos cargo de nuestras conductas, no es posible que alguien termine con su vida por ello.
Hay muchos aspectos en juego para que una persona tome semejante decisión, y creer que pudo haber sido por uno, es creer que todo depende de mi, y eso es irreal.
Quiza necesites buscar ayuda para elaborar esta cuestion tan delicada.
te mando un abrazo!
Maria G.