viernes, 11 de marzo de 2011

En Búsqueda de la Verdad

Y sin arrogancia

“Seguir buscando aquello que no sabemos a través de lo que sabemos; seguir amando la verdad con la verdad a medida que la encontramos”
John Milton, en el lejano 1664

La alegoría de la caverna de Platón
¿Qué pretende ilustrar Platón con la escena de la caverna?
Platón hace una metáfora sobre cómo la humanidad, nos hallamos ante una situación de engaño.
Dice en el relato que estamos encadenados de pies y manos, con el cuello mirando hacia unas sombras proyectadas por el fuego y emitidas por unas figuras que pasean unos hombres, desde que éramos niños.
Todos estos esclavos creen estar viendo la realidad pues no han visto nada más en sus vidas, pero no saben que solo son sombras.
Entonces llega alguien que les saca de su engaño desencadenándoles, rompiendo los esquemas.
Es entonces, cuando el esclavo ve las figuras que proyectaban las sombras que antes él veía y se da cuenta que esas sombras no eran la realidad, y reconoce que ha estado engañado todo ese tiempo.
Ahora piensa que las figuras son la realidad.
Cuando sale de la caverna y ve la luz del sol, le cuesta acostumbrarse pero poco a poco empieza por ver las sombras, los reflejos y luego las figuras que los proyectan.
Y se da cuenta entonces que las figuras de la caverna tampoco eran reales sino representaciones de la realidad.
Se encuentra ahora en una situación de des-engaño y des-cubrimiento.
Una sed de sabiduría le corre por dentro.
Pero no satisfecho, el esclavo ahora querrá ir a des-engañar a los otros esclavos que se encuentran encadenados en la caverna, los cuales no creerán lo que dice, ni les agradará que les intente des-encadenar forzosamente, pues están muy cómodos en esa situación y no quieren que cambie.

Salir del engaño
Esta metáfora recrea la vida en sí.
Señala metafóricamente que la humanidad esta sometida a un engaño del cual es posible salir; y cuando lo hace, se siente comprometido a cantárselo a los demás, los cuales no querrán escucharle.

Comenzar a ver
Cada uno de nosotros estamos en un escalón determinado en la Gran Escalera.
Uno puede comenzar a “ver” a partir de las propias experiencias, junto con otros que estén en ese proceso del conocimiento.
Pero no podemos forzar a nadie a ver aquello que no quiere, no podemos perseguir a nadie con la linterna!.
Y en esta Gran Escalera hay una ley: quien está arriba puede ver a quien está más abajo porque ya pasó por allí; y si hay conciencia, naturalmente surgirá la compasión.
Pero, ¡cuidado!, que si el conocimiento crece sin esta piedad, puede transformarse en arrogancia.

Y respetar los tiempos de cada uno
Y… después de todo, ¿quién es uno para saber cuándo es el tiempo del otro?
Nuestros procesos internos son un misterio.
Cada uno tiene sus propios tiempos. Aprendamos a respetar.

Nos ayuda a todos a crecer
Lo importante es trabajar uno mismo, y cuando trabajamos sobre nosotros mismos y nos transformamos, es probable que nuestros vínculos más cercanos cambien también.
Uno puede compartir una reflexión, una idea, algo que des-cubrió, pero es estéril querer forcejear al otro para que abra los ojos.

Para reflexionar
"Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería a los hombres como realmente es: infinito. Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna"
William Blake (1793)

Trabajo Personal
-¿Con quien te identificas?, ¿con el esclavo aún encadenado, con la persona que comienza a ver, con quien ve e intenta desencadenar a otros o con quienes prefieren continuar como están?

“Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”
Jn 8:32

5 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Gracias a Dios, contaba con 36 años cuando desperté. Ya llevo 54 años de vida.
Estoy despierta y me doy cuenta y asumo las leyes de la naturaleza y con mi ejemplo, voy con una antorcha para que el que esté dispuesto, empiece la búsqueda.
No hay otra manera.
Y te cuento que lo he logrado muchas veces.
De eso se trata, del compromiso con la humanidad luego de haberlo descubierto.
Gracias. un beso
te llevaste tu regalo navideño?

Anónimo dijo...

Hola Chicas (Nerina y Maria Guadalupe) Yo tengo 46 años y desperté a los veinticinco más o menos...... Casi me da un infarto cuando me di cuenta que podía pensar... elegir......... ser dueña....... participar ........de mi propia vida!!!!!!!
Tenía la falsa creencia de que eramos tipo marionetas que Dios manejaba desde arriba y nos ponía y nos sacaba tipo muñequitos.....
A mi dos hijos los eduqué siendo concientes de que podían elegir y hacerse responsables de sus elecciones obviamente.
Cariños!!!
Te quiero María!!!!!
Marisa

María Guadalupe Buttera dijo...

Muchas Gracias NERINA Y MARISA!!!
Me resulta muy gratificante leer vuestros comentarios,
Lluvia de Bendiciones para ustedes!!!!
con cariño,
MARIA G. =)

Anónimo dijo...

María: Me encantó el texto sobre la caberna de Platon. Muy esclarecedor y la verdad es que uno se queda pensando en que momento está. Y por sobretodo como dice Gaarder, el vivir con asombro. No perder esa capacidad de asombro día a día.
Un beso.

Fernanda dijo...

María!!! Milton, Platón y William Blake: que combinación tan maravillosa y poderosa! Sabías que Milton era ciego, como Borges? y sin embargo cuanta visión, no?
No hay nada que me haya fascinado más de la filosofía que estudié que la ALEGORÍA DE LA CAVERNA.
Te felicito por esta entrada!!!

Cariños,

Fer.