jueves, 28 de abril de 2011

Las Enfermedades y el amor en la familia

El grado supremo de la medicina es el amor.
Paracelso
(1493-1541 alquimista, médico y astrólogo suizo)


A veces las enfermedades pueden ser el camino tortuoso que elegimos inconscientemente para intentar librarnos de nuestra responsabilidad, como si quisiéramos regresar a los brazos de nuestra madre para sentirnos seguros con los mimos que recibimos de ella o que quisimos tener y nunca tuvimos en nuestra infancia...

Pero la enfermedad nos lleva a una negociación oculta en el alma.

Y aunque la veamos con poca dignidad, probablemente ella sea la que nos mantenga con vida.

Depresiones, ganas constantes de renunciar a la vida (suicidio), cáncer, gordura, síndrome de déficit de atención y muchas otras dolencias comunes asedian nuestra vida en sociedad.

Y a veces para ellas tenemos pocos remedios.

Nadie nos enseña a mirar en el alma de la familia donde anida mucha información al respecto.

Y si soy capaz de mirar lo que viaja oculto en mi sistema de familia, probablemente tendré una mayor oportunidad de encontrar lo que me lleva a estar enfermo, que no es más que amor y lealtad hacia mi propia familia…

Donde está la herida está la sanación…

No hay comentarios: