jueves, 13 de septiembre de 2007

El Escondido Cristal de Tu Alma

por Carlos Balaguer

Tu alma es un cristal.
Es la gema perdida en algún lugar de las constelaciones del cosmos o en el algún profundo rincón de tu universo interior.
Nadie la conoce.
Solo Dios y tu ángel.
Para llegar a ella tienes que sumergirte en tus aguas profundas o en los desiertos de tu espacio adentro.
El desconocido reino donde guardas la piedra preciosa de tu espíritu.
Sólo el amor verdadero y los sueños más sublimes te mueven a encontrarla.
Nadie, sino tu ángel, puede llegar a ella.
Esta presea es intocable, Ni el amor más traidor puede llegar a robarla.
Aunque el tiempo pase o el amor acabe, ella seguirá intacta y resplandeciente.
Aún ni la muerte misma la puede destruir, pues, aunque todo pase, en algún misterioso espacio de la creación quedará íntegra la joya sagrada de tu ser.
Pero procura que el polvo del olvido, el lodo de lo ruin o los golpes del dolor no manchen tu sagrada gema interior.
Que la dura realidad o los veniales desencantos de la vida no la opaquen o que se apague su brillo para siempre.
Recuerda que tu alma es la piedra preciosa que, aunque caiga en el lodo o en polvo, ésta vuelve a brillar espledorosa con sólo limpiarla de lo ruin o de lo triste del mundo.
Cuida, pues, esta dádiva Divina.

No hay comentarios: