En ésta página intento compartir experiencias y aprendizajes propios, y de algunos procesos que acompaño en el Camino. Desde un paradigma espiritual que honra los procesos vitales, y permite sintonizar con el amor maduro, sano y al servicio de la Vida. Y disfruto con ello. Quien quiera disfrutarla, es bienvenido. De alma a alma. María Guadalupe Buttera
«Nosotros no podemos dejar de anunciar lo que hemos visto y oído» Hch 4,20
"Despiértate y Cristo te iluminará" Ef 5, 14
Si ésta página te gusta, te hace bien y deseas colaborar económicamente para su sostenimiento, puedes comunicarte al mail mbuttera@gmail.com

lunes, 17 de octubre de 2011

Cuando una persona no encuentra el camino hacia la madre...


Sanar el "movimiento interrumpido" a mamá y papá 

es el encuentro del tesoro perdido... 

Caer en los brazos del amor...


Meditación de Bert Hellinger*
A menudo, cuando una persona no encuentra el camino hacia la madre, es que hubo un acontecimiento temprano, una separación temprana de la madre.
Más tarde, esa persona no se atreve más a ir hacia la madre porque el dolor de esa experiencia es demasiado grande.  

Amor interrumpido hacia la madre
Cierra los ojos. Cada uno de nosotros ha experimentado una situación en la ... infancia en la que quería ir hacia la madre y no pudo, por las razones que sean.

Ahora visualizamos una situación así, donde necesitamos a la madre y ella no está.

Y percibimos lo que sentimos y cómo reaccionamos ante ello, por ejemplo con la decisión: no iré más (hacia ella).

Es así con todo el mundo, más o menos. Y ahora, vamos a esa situación en la que decidimos: nunca más.

Miramos a la madre, la miramos a los ojos, vemos su amor y damos ahora un paso pequeño hacia ella, sólo un paso pequeño.

Volvemos a mirarla a los ojos, vemos su amor, sentimos nuestro amor y damos nuevamente un pequeño paso, y ahora un paso más, y otro más y la miramos siempre a los ojos, vemos su amor, sentimos nuestro anhelo y damos otro paso.

Y luego llegamos a ella.

En aquellas ocasiones donde algo ocurrió, eso tiene un efecto en toda la vida, incluso cuando más tarde un hijo quiere acercarse.

El alma lo recuerda y, en lugar de acercarse, se detiene.

Entonces, la miras bien a los ojos, ves su amor, sientes tu amor y das un pequeño paso, y otro más y otro más y luego te sonríe la felicidad...
 
*Bert Hellingert, filósofo alemán, ha descubierto aspectos esenciales de las relaciones humanas que permiten superar muchas limitaciones de nuestro amor.Actualmente, él le llama "Hellinger Sciencia" como una nueva ciencia de relaciones humanas.